Enter your keyword

post

¿Hay centros que inflan las notas de sus alumnos para ayudarlos en su acceso a la universidad?

¿Hay centros que inflan las notas de sus alumnos para ayudarlos en su acceso a la universidad?

¿HAY CENTROS QUE INFLAN LAS NOTAS DE SUS ALUMNOS PARA AYUDARLOS EN SU ACCESO A LA UNIVERSIDAD?

Con la proximidad de la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad y Pruebas de Admisión (PEVAU), que muchos siguen llamando Selectividad, cada año vuelven a surgir noticias sobre centros que inflan las notas de sus alumnos y alumnas.

En algunos casos, son subidas generalizadas a la gran mayoría de los que se gradúan, y en otros, los beneficiados son los estudiantes concretos que tienen los expedientes más brillantes, pero que flojean en alguna materia.
Con esas subidas en las calificaciones de las asignaturas donde han obtenido peores medias, se hace posible que puedan acceder a las carreras que fijan una nota de corte más alta para el acceso.

Las denuncias de este tipo vienen sucediéndose cada curso académico y los perjudicados reclaman un sistema objetivo de calificaciones, con las suficientes garantías, para evitar que unos pocos privilegiados obtengan mejores notas en base a unos criterios extra académicos y arbitrarios.

Esta práctica está ampliamente difundida y se acepta en muchos casos porque suele beneficiar a la mayoría. Es solo en algunos casos de estudiantes que se consideran perjudicados o tratados de manera poco equitativa, cuando las denuncias se producen y los casos toman alguna relevancia.
Quienes denuncian esta situación, exigen que todos los alumnos sean calificados de la misma forma, sin que haya cambios en las notas para impulsar la trayectoria académica de algunos jóvenes, evitando que otros estudiantes con iguales méritos se vean perjudicados por ese trato de favor.

Redondear las notas

Unos lo llaman “redondear” las notas, y lo consideran justo, mientras que otros piensan que es un sistema de calificaciones que resulta claramente perjudicial para algunos y que relega a los alumnos que no ven sus notas “redondeadas”.

De hecho, se dan circunstancias en las que estudiantes con expedientes académicos brillantes en alguna asignatura concreta, ven como les superan otros que vienen sacando peores notas en esa asignatura, pero que las ven subir de manera artificial por el equipo docente que evalúa, para que así la media sea la que ellos necesitan.

selectividad_almeria
Trato de favor

Según las denuncias más habituales, “cuando tiene que poner las calificaciones finales, el profesorado tiene un trato de favor con los estudiantes que van a decantarse por alguna carrera de ciencias, como Medicina”.
Hay centros educativos en los que incluso el Jefe de Estudios indica a los alumnos que avisen a la Dirección y al equipo docente de que van a estudiar carreras con una nota de corte alta, para que, de esta forma, lo tengan en cuenta de cara a las calificaciones.

Si, por ejemplo, esos alumnos flojean en algunas asignaturas como idiomas, Historia o Biología, los tutores, profesores y jefe de estudios, calculan la calificación necesaria para que la media sea la adecuada y la modifican para que cuadre.

A esto se suma, que los alumnos que obtienen matrícula de honor en el último curso de Bachillerato se ahorran pagar la matrícula durante el primer año de sus estudios universitarios.

Secretismo en las notas

Estas circunstancias hacen que, en ocasiones, los equipos docentes y directivos de los centros educativos lleven con cierto secretismo la publicación de las notas y las evaluaciones finales, para que, de esta manera, no pueda producirse una fiscalización por parte de los alumnos y sus familias.

En estos casos, el perjudicado, además de los alumnos que no se benefician de la subida de notas, es el propio sistema educativo, que es objeto de una utilización arbitraria de los procesos y los mecanismos de evaluación y calificación, aunque la finalidad sea, en teoría, ayudar a estudiantes a conseguir sus objetivos académicos.

¿Centros privados o públicos?

Tradicionalmente, han sido los centros privados los que han tenido la fama de ser lo que se portaban de manera más benévola con sus alumnos y alumnas. De esta forma, les colocaban en una posición más ventajosa de cara al acceso a la universidad.
Sin embargo, en los últimos años se ha visto como muchos centros públicos han llamado la atención de la administración educativa por este tipo de prácticas, dándose casos llamativos en algunas comunidades autónomas.

¿Es justo para el resto de alumnos?

Esta práctica, por tanto, ha pasado de ser bastante común en los centros privados, a considerarse habitual también en los centros públicos, con lo que ello conlleva de desigualdad para aquellos estudiantes que no se ven beneficiados por esa forma de “inflar” las notas para posicionarles de cara a su trayectoria universitaria.
Por ello, este sistema se vuelve injusto para algunos alumnos que ven cómo la cultura de las relaciones entre la familia y el centro, o las relaciones de simpatía entre los alumnos y los profesores, prevalecen sobre un sistema justo y objetivo de calificaciones.

¿Qué pueden hacer los padres y madres?

Ante esto, poco pueden hacer las familias, excepto vigilar los procedimientos que utiliza el centro educativo para calificar el trabajo de los alumnos y alumnas y para poner la nota de sus exámenes, sobre todo cuando se acerca el momento de dar el paso a la enseñanza superior.
Hay casos en que las malas prácticas trascienden los despachos del equipo docente y directivo de los centros educativos. Se han dado situaciones en las que docentes han denunciado presiones de los equipos de dirección para inflar las notas y represalias si no cumplían con las directrices marcadas.

Hace unos años, en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, un profesor denunció venganzas personales contra él “por negarme a inflar las notas y por cómo orientaba la asignatura”.

La nota de Selectividad

A esto se unen los cambios que ha experimentado la prueba de acceso a la Universidad en los últimos años. Las competencias educativas pertenecen a las comunidades autónomas y, por ello, desde algunos sectores de la comunidad educativa y desde algunas familias de estudiantes, se denuncia que el sistema resulta desigual y beneficia a algunas comunidades autónomas, que son las que siempre registran mejores notas de sus estudiantes.

Las notas que influyen de manera clara en el futuro de los estudiantes son varias. La de la Selectividad es una de ellas, pero también está la calificación de acceso a la universidad (CAU) y la nota de admisión.

El futuro de muchos jóvenes y de sus trayectorias profesionales está en juego. De ahí la importancia de esta cuestión.

En Centro de lenguas de Almería, S.L. utilizamos cookies propias y de terceros que permiten al usuario la navegación a través de una página web (técnicas), para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento de los usuarios (analíticas), que permiten la gestión de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web (publicitarias) y cookies que almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo elaboración de perfiles (análisis de perfiles) (si hubiera otras finalidades debería incluirse la información). Si acepta este aviso consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.    Ver
Privacidad