Enter your keyword

post

Bullying de profesor a alumno: ¿qué debes hacer si lo sufres?

Bullying de profesor a alumno: ¿qué debes hacer si lo sufres?

La profesión de docente cuenta, en su mayoría, con personas vocacionales que trabajan con diligencia. Hay muchos que, incluso, viven la docencia como una extensión de su propia personalidad. Para un gran número de ellos, ser maestro es algo más que un trabajo, es una faceta más de su identidad.

Sin embargo, en casos muy concretos, se pueden dar situaciones en el aula en las que los profesores abusan de su posición de autoridad y amedrentan a los alumnos y alumnas.
En lugar de utilizar procedimientos de disciplina adecuados o técnicas de gestión de clase efectivas, se aprovechan de su poder para condenar, manipular o ridiculizar a los estudiantes.

Doble gravedad

Estos casos son de una doble gravedad. En primer lugar, porque el acoso se infringe desde una figura con autoridad a otra que se encuentra en una posición inferior en la jerarquía escolar. Más grave aún, si cabe, es que lo lleva a cabo un adulto sobre niños o adolescentes, con todo lo que ello implica en términos psicológicos.
Además, se han dado casos en que este delito es tapado por el corporativismo del resto del equipo educativo, jefes de estudios, director o incluso la Inspección Educativa, por razones como evitar un escándalo en los medios, por ejemplo.
Si tu hijo o hija o tú mismo, como estudiante, has sido o estás siendo víctima de acoso escolar por parte de un docente, aquí tienes toda la información que debes conocer.

Qué es el bullying o acoso escolar

Para detectar el bullying, antes hay que saber en qué consiste. Este tipo de acoso puede definirse como un abuso de autoridad, maltrato físico, verbal o psicológico, vejaciones o humillaciones repetidas varias veces, extendidas a lo largo del tiempo y que tienen como víctima a una persona o a un grupo.
Para hablar de acoso escolar, este debe producirse dentro de colegios o institutos, siendo las personas involucradas miembros de la comunidad educativa (estudiantes, padres y madres, docentes, etc.).

Maltrato físico

Si un profesor agrede físicamente a un alumno, los familiares pueden informar al centro del incidente y denunciarlo a las autoridades. Probar ese delito resulta relativamente fácil, mostrando heridas o magulladuras y con la declaración de testigos, por ejemplo.
Sin embargo, cuando hay acoso emocional o verbal, las cosas se complican y el caso entra en el terreno de la subjetividad y las interpretaciones.

Cómo denunciarlo

Si la familia cree que su hijo está siendo víctima de bullying, siempre debe ponerlo en conocimiento de las partes competentes. Lo importante es actuar desde que se detecta y recabar todas las pruebas posibles.
Deja siempre constancia en papel o soporte informático de los pasos que vayas dando, incluyendo comunicaciones con el centro educativo, informes, denuncias y solicitudes de reuniones o información. Cuando, por ejemplo, hagas llamadas al centro educativo, puedes grabarlas, informando de ello a tus interlocutores.

Si tu hijo o hija está siendo acosado, es preferible que hagas acopio de fotos, grabaciones de vídeo o audio, diagnósticos psicológicos, informes médicos o valoraciones pediátricas, que pidas a los testigos que colaboren contigo y que no te anticipes. Informa al colegio o instituto, reúnete con el equipo directivo o el tutor.
Este paso es clave, porque si denuncias sin tener pruebas, el juzgado que se encargue del caso podría declarar que has cometido una temeridad o has actuado con mala fe. Esto incluso podría volverse en tu contra, con acusaciones de injurias, calumnias o un incluso denuncia por la comisión de un delito de denuncia falsa.

Legislación

Las víctimas de acoso pueden acogerse al Artículo 173 del Código Penal, que impone castigos de prisión, que van desde seis meses a dos años, a todo aquel que inflija un trato degradante a otra persona, menoscabando gravemente su integridad moral.
Cuando el acoso se califica como una falta leve de vejaciones del Artículo 620, la pena es de multa de diez a veinte días, con un importe que puede variar entre los dos y los cuatrocientos euros diarios.

Dónde denunciar

Si detectas que tu hijo puede estar sufriendo acoso escolar por parte de su profesor, puedes denunciarlo en la Policía Nacional, ante la Guardia Civil o dirigirte al Juzgado de Instrucción.
Recuerda que no solo puedes denunciar al profesor que ha cometido delito de acoso, sino también al centro educativo por no garantizar la seguridad de tu hijo o hija.
Además, debes dirigirte a la Delegación Provincial de la Consejería de Educación de la localidad. Allí debes interponer una denuncia en la Inspección Educativa.

Indicios en el comportamiento del menor

Si crees que tu hijo o hija está siendo víctima de acoso, pero él o ella no te ha dicho nada, debes estar atento a sus patrones de comportamiento. Si ya sospechas algo, es porque has visto algún indicio que te ha hecho reflexionar sobre ello.
Quizá el niño o niña se niega a ir a clase, o quizá has notado un cambio en su forma habitual de actuar, incluyendo decaimiento, retraimiento, agresividad injustificada o falta de la alegría que solía mostrar.
Piensa que muchas veces los niños o jóvenes creen que están siendo maltratados o castigados con razón, incluso cuando reciben un trato vejatorio y humillante. Por eso es importante comunicarte con ellos y tratar de hacerles hablar sobre sus preocupaciones y sentimientos.

Erradicar el acoso en cualquier situación o forma

El acoso, ya sea entre alumnos, de alumnos a profesores o de profesores hacia los alumnos, es una práctica abusiva que debe ser erradicada en cualquier situación o forma. Para ello, es necesario tomar las medidas al alcance de las víctimas y seguir los procedimientos fijados para ello, de forma que el acosador reciba las consecuencias legales de su delito.
Si tu hijo es una víctima de ello, habla con él, apóyale y escúchale. Pregúntale sobre cómo quiere solucionar la situación, para que vea que él también es una parte del proceso.

Recuerda que tu prioridad es ayudar a tu hijo a recuperarse del bullying o acoso escolar.

 

En Centro de lenguas de Almería, S.L. utilizamos cookies propias y de terceros que permiten al usuario la navegación a través de una página web (técnicas), para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento de los usuarios (analíticas), que permiten la gestión de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web (publicitarias) y cookies que almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo elaboración de perfiles (análisis de perfiles) (si hubiera otras finalidades debería incluirse la información). Si acepta este aviso consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.    Ver
Privacidad